jueves, 24 de noviembre de 2016

.¿ Y si me equivoco?.

Si me equivoco y lo acepto, soy libre.





Entré en un lugar donde había asuntos para compartir y por razones que nada tenían que ver con lo que se hablaba allí dentro, me marché por sentirme incómodo. Ayer por la tarde saqué al perro y me hice el despistado tras ver que depositó sus excrementos en plena acera. Eludo a mi primo cada vez que tengo noticias de él aunque no sepa que me cae mal. Cada vez que me equivoco intento tapar los errores con excusas. Es probable que nos hayamos equivocado en algunos escritos por haber explicado cosas de determinada manera pudiendo haberse dicho de otra que hubiera llegado a más personas.

Sentimos que cada vez que nos equivocamos y lo podemos ver sin huidas, es cuando podemos cambiar lo que no funciona por algo más real (es por esto que no hay error), ya que sólo desde la aceptación podrás hacer el cambio. ¿Cómo cambiaría una situación si la niego? Hay montones de situaciones en la vida en que creemos salir ilesos de ciertos aconteceres por el simple hecho de negar la equivocación. Y es cierto que te sales o eludes el tema porque crees sentirte así mejor y probablemente así sea. No negamos que puedas sentirte mejor en situaciones que llamas extremas, si las evades, es un hecho que comprendemos sin más explicación. Lo que queremos que entiendas también, es que es un sentirte mejor tal vez muy cortito, o, demasiado temporal. Aportamos en este caso que cada vez más personas saben, que ese tipo de situaciones, se volverán a repetir las veces necesarias hasta que dejes de huir de ellas. Sentimos también que todo lo que no aceptes por sistema, volverá a ti las veces suficientes hasta cansarte.

Sentimos que al tener montado un sistema que defienda determinada forma de concebir o hacer las cosas, estás nadando contra corriente en el río de la Vida. Si la Vida tuviera uno sólo, un sólo sistema, ya no tendrías libre albedrío, tendrías otra cosa. Es por esto que se te pide que abandones todo sistema y lo cambies por libertad si quieres que dejen de pasar cosas que no deseas. Pero ojo, la verdadera libertad, si observas con gran atención, es incertidumbre de lo que viene en camino, porque la verdadera libertad no tiene forma de saber qué va a ocurrir a continuación. La verdadera libertad no está pendiente de lo que viene a continuación puesto que si fuese así, sería una falsa libertad. Y no puedes vivir en incertidumbre si aún no eres libre de todos los sistemas, apegos o encarcelamientos que creaste. Luego entonces, el admitir cada uno sus propias equivocaciones (hacia adentro), abre el camino hacia la libertad (hacia afuera) de aceptar lo que dices no desear y corresponde a tu propio proceso.

Dijimos más arriba que cada vez que nos equivocamos y lo podemos ver sin huidas, es cuando podemos cambiar lo que no funciona por algo más real y, tras haberlo explicado, ahora añadimos que así te acercas a fluir. Y fluir es estar en la vida. Cuando fluyes no hay resistencias por tu parte. Y cuando no hay resistencias, aparecen otras formas de vivencias más sanas, van emergiendo estados más lúcidos y te vas separando del mundo ilusorio. En definitiva todo se renueva y con este renovar de cosas vamos a intentar hablar de la forma más objetiva posible de la que dispongamos.

Como resultado, la felicidad interna es la que toma el protagonismo, pero por ahora aparquemos este tema y hablemos de asuntos correspondientes al renovar que nos referíamos antes. Ocurren varias cosas a partir de querer decidir la aceptación antes mencionada. Si no le tienes miedo a lo que venga, o sea, si has decidido querer ver la otra cara de la moneda (la que siempre te perdiste de poderla ver), ejerces la influencia para que (y al mismo tiempo que fluyes haces que los sucesos fuera de ti se desarrollen sin obstáculos) todo cambie. O sea, si tú fluyes, lo demás fluye. Desde nuestra experiencia sabemos que funciona así. Desde la tuya, sólo puedes averiguarlo comprobándolo. Ojo, no lo comprobarás si intentas analizar, prever lo que vendrá a continuación, querer saber si estarás bien... porque todas estas cosas están basadas siempre en el miedo. Si de verdad no tienes miedo, nada te impide comprobarlo. Eso sí, estarás solo/a ante esta situación.

Pero si ya estás muy cansado/a de cómo iba tu forma de vivir, estarás preparado/a para este nuevo reto. Resultado: siempre hay un efecto tras encauzar. Si ya has comenzado este nuevo reto, estarás viendo o percibiendo nuevas puertas que se abren. Tu vida ya está ganando en calidad aunque en un principio te sientas extraño en el ¨nuevo traje¨. Irás más liviano, atraerás a tu vida cosas nuevas que antes no sucedían e intuirás que puedes llegar lo lejos que te propongas. No hay límites ya que la vida auténtica está al margen de todo límite. Las preguntas que siempre te intrigaron dejarán de ser importantes. Empiezas a verte más natural. Todo te cansará menos. Es probable que puedas comenzar a hacer tareas que antes te sonaban demasiado elaboradas para ti. La apatía se marchará extrañada. Notaras un gran cambio al ver como las luchas transmutan por paz para ti. Y verás por ti mismo/a que todo puede siempre ir a más si no te bajas del tren de tu propia vida.

NO HAY LÍMITES; NO HAY META FINAL


LA VERDAD por
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado
Soy ignorante cuando niego
cuando etiqueto y sentencio
cuando creo con fanatismo,
o en mi profundo escepticismo
cuando desconfío, cuando compro
las mentiras mas osadas 
y repito palabras prestadas
ignorante de mis limitaciones,
de mis sentidos reducidos y contraídos
que incapaces de captar la totalidad del vacío
osan encasillar o rotundamente negar 
lo que no son capaces de imaginar mas allá de lo vivido
Soy ignorante cuando defino a ciencia cierta
que solo valen mis razones y así sin darme cuenta 
que en cada historia que sin humildad me digo 
existe un intento escondido por seguir 
sosteniendo una mentira
que me aleja de realizar aquello
para lo que verdaderamente he venido.

Alejandra Baldrich
Arte Guile Mari.

martes, 13 de septiembre de 2016

.LOS SIETE PECADOS CAPITALES Y LOS PLANETAS.

. Los planetas y sus sombras.


Decía Jung, que “cuanto mayor es la luz, mayor es la sombra”, lo que viene atestiguar que a mayor luminosidad y esplendor, mayor y mas profunda es la porción de Sombra que ineludiblemente ennegrece y se proyecta sobre el entorno, esto en resumidas cuentas viene a hablarnos del principio hermético que nos recuerda que las estrellas solo brillan en la oscuridad y que es en esta (en la oscuridad) donde la mas tenue luz halla su máxima expresión o luminosidad.


Todo ello nos hace volver la vista a la paradoja universalmente aceptada, de que luz y oscuridad son dos extraños amantes condenados a entenderse y que la “una” no puede existir sin el “otro”, sirvan estas líneas para enlazar con el asunto que nos ocupa hoy y es la esencia o cualidades arquetipicas y universales de los planetas, a cada planeta se le asocia tradicionalmente una cualidad primigenia, pero de la misma manera esa luz que caracteriza a cada planeta proyecta ineludiblemente una sombra, presente tambien en el estudio astrologico (Las Antiscias se convierten pues en el maximo significador de este principio universal).


He querido rescatar para la ocasión este elocuente trabajo de D.Enrique Llop, donde se nos exponen en forma de pecado capital todas y cada una de las “sombras” que caracterizan arquetípicamente a los planetas de la astrologia clasica, excluidos de este estudio quedan por tanto los planetas transpersonales al ser evidente las dificultades que supone crear una analogía entre el pecado como algo personal y muy humano; y la naturaleza transpersonal de los planetas omitidos.




El SOL -La Soberbia-



De todos los pecados capitales, la soberbia es el que más funestas consecuencias tiene para la persona que la sufre, porque es un pecado solar, que afecta de una manera global todas las funciones del individuo. Los demás pecados afectan a determinadas tendencias, dejando a otras la posibilidad de actuar correctamente. La soberbia en cambio no lo hace; es una enfermedad de la voluntad y está presente en todas las motivaciones, cualquiera que sea la importancia de la acción a realizar.

Del Sol provienen pues las energías que ponen en movimiento los mecanismos  de la voluntad en el hombre. Normalmente, esas energías pasan por los engranajes humanos, que las transforman en acciones Si el hombre no está maleado, si su conciencia se encuentra en condiciones de imponer su criterio, esos actos, producto de las energías solares, serán conformes a la ley cósmica, puesto que son generados por el normal funcionamiento del universo.



En cambio, si las energías solares no se transforman en actos y se conservan dentro del organismo psíquico del individuo, se produce una sobrecarga energética que hace que la persona se ilumine, por así decirlo, por dentro.

Esa luminosidad interior puede conducir a un efecto positivo y a otro negativo. El primero consiste en tomar conciencia de la vida universal, en descubrir la realidad trascendente y saber que uno forma parte del cosmos.Entonces ese individuo ya no será una máquina funcionando al ritmo del universo sino un colaborador consciente de la obra divina y proyectará el chorro energético concentrado en él para destruir cristalizaciones y transmutar lo que está fosilizado.

Pero si el individuo, en su fuero interno, no es lo suficientemente humilde como para sentirse una minúscula parte del todo, la luminosidad interior le dará una superconsciencia de sí mismo, se creerá un ser separado del resto de los mortales, portador de una misión, poseedor de una sabiduría que hace de él un predestinado, un «salvador», un ser de élite.

Todo en su interior estará trabajando para la edificación del propio Yo y ese edificio de la personalidad será como una muralla que lo separará de las grandes corrientes del pensamiento colectivo, de modo que ya no penetrarán en él las ideas renovadoras, excluidas por la barrera de sus propias certidumbres, que irán así convirtiéndose en arcaicas y en desuso.

No trabajará en asuntos de primera línea, sino que pondrá su personalidad al servicio de causas irrisorias, que a él le parecerán sublimes, y para poder conservar su hegemonía, pronto tendrá que ser el enemigo de los auténticos renovadores, porque ante ellos se hará patente la poca consistencia de sus principios.



La soberbia no es pues solamente un peligro para quien la padece, sino un mal social de primera magnitud. Los efectos sobre la persona consisten principalmente en cortarla de la fuente cósmica, haciendo de ella un ser separado, algo parecido a un islote de aguas encharcadas, en las que no tardarán en amontonarse los parásitos. Considerando que un defecto moral repercute en una vida futura bajo la forma de un defecto físico, la soberbia  será la causante de todos los problemas derivados de un mal funcionamiento del corazón, órgano regido por el Sol en nuestro cuerpo físico.

Del mismo modo que él quiso ser un mundo aparte, también su corazón lo será y se verá privado del fluido vital, que es la esencia que vitaliza nuestro organismo. Las corrientes sanguíneas serán pobres y la persona estará expuesta a sufrir esa terrible enfermedad que conocemos con el nombre de leucemia. La mala utilización de la voluntad conduce a un efecto en la construcción del órgano que es sede de esa voluntad, o sea el corazón y, por consiguiente, nada en el nuevo organismo funcionará.

La virtud de la soberbia es la humildad. Para poder avanzar hacia ella es preciso que el soberbio tome conciencia de su estado y esté dispuesto a trabajar sobre sí mismo.

SATURNO -La Avaricia-



La avaricia es un pecado saturnino y es producido por un mal estado cósmico de Saturno en el horóscopo de nacimiento. En el plano mental, Saturno produce una parálisis de las ideas y una disminución de la luz. Cuando Saturno forma aspectos armónicos, sobre todo respecto a Urano, su plomo permite captar las energías uranianas y convertirlas en luz doméstica y lo mismo ocurre en el ámbito intelectual: la luz graduada de Saturno hace que lo espiritual resulte inteligible. Pero cuando Saturno se opone violentamente a Urano,la excesiva concentración plomiza no permite el paso de la luz uraniana y el individuo se ve privado de ella.

Como sea que Saturno es el que instituye el «paisaje, en el que se desarrolla el drama de nuestra vida, la persona en cuyo tema astral se formen estos aspectos inarmónicos irá como a ciegas por su destino, le costará mucho reconocer los accidentes de su camino. La avaricia, siendo una manifestación externa de las disonancias saturninas, al manifestarse en una persona, nos revelará también otros defectos ocultos -como el que acabamos de señalar- que no son aparentes. En este caso un ser avaricioso será al mismo tiempo un ser indefenso contra los embates de su destino, porque no verá venir la adversidad. En el terreno emotivo, Saturno frena considerablemente los sentimientos, haciendo que el individuo sea pobre en emociones, que raye en la frigidez sentimental o la insensibilidad.



El avaricioso será pues también un insensible hacia todo lo que le rodea y así se comprende que lleve una vida sórdida de privaciones, porque no siente  apetencia hacia lo exterior y no comprende que otros puedan sentirla. Las pocas energías que se filtran en él sirven para alimentar el limitado interés que siente por su poco apetecible vida.

Su avaricia no es más que una manifestación, entre varias, de su pobreza energética y su retención del dinero es el síntoma de una retención más general de todos los fluidos, debido a la necesidad a que lo somete su pobreza.
El avaro es un hombre pobre, en el más amplio sentido de la palabra: pobre en ideas, en sentimientos y emociones, en posesiones, ya que el dinero retenido es para él una pura abstracción y no significa que vaya a utilizarlo para procurarse experiencias que, por las razones apuntadas, no pueden penetrar en él; pobre finalmente en defecciones: el avaro suele padecer de estreñimiento de forma permanente.

La avaricia es pues el indicio que revela un desorden de vastas proporciones puesto que arranca de uno de los puntos más elevados del Árbol de la Vida.



Su corrección necesitará un gran esfuerzo de voluntad, pero se verá facilitada por el repudio general de que será objeto el individuo por parte de todos  cuantos le rodean. La soberbia puede resultar halagadora, es un defecto que gusta al que lo posee. La avaricia, no y por ello el avaro, al verse tan unánimemente rechazado, puede decidir un día abrir el arca de sus tesoros, como le ocurriera a aquel famoso personaje del Cuento de Navidad de Charles Dickens.

La desaparición de ese síntoma externo conducirá a un reordenamiento de  las corrientes internas y el exavaro tendrá una mayor abundancia de ideas, mayor calor en los sentimientos y una buena salud, ya que en el terreno físico las disonancias de Saturno producen arteriosclerosis, reúma, dolores de espalda, parálisis y enfermedades óseas Si estas enfermedades no aparecen en la vida del avaro, con toda seguridad se manifestarán en una próxima existencia, cuando las semillas de la mala influencia saturnina hayan arraigado en la «tierra» del individuo.

Diremos pues que la avaricia produce los males crónicos, las enfermedades de los huesos y todas las que se deben a cristalizaciones en el funcionamiento de los distintos órganos del cuerpo. Según el signo en que Saturno se encuentre situado en la próxima vida del avaro,sus efectos paralizantes se producirán en uno u otro órgano. En lo sensorial, la perturbación saturnina producirá la sordera.

JUPITER -La Gula-



La gula es un pecado jupiteriano y se debe a un exceso de protagonismo del planeta Júpiter en un horóscopo. Al comienzo de la evolución, los hombres no se hallaban aún en condiciones de ejercer la gula más allá de sus propios organismos, pero en nuestra sociedad actual debemos entender por gula no solamente el hecho de consumir más de lo que a uno le corresponde en virtud de los recursos comunes de que dispone la humanidad, sino que en sus negocios, en su actuación social y profesional, el glotón también abarca más de lo que su programa humano le permite abarcar, reduciendo o suprimiendo el espacio social en el que los demás deberían actuar com o legítimo terreno de experiencias.

En el Mundo Mental, la función de Júpiter consiste en sacar el máximo provecho del escenario natural legado por Saturno. Júpiter es el que dice:----«Estos terrenos, para el cultivo; aquéllos para la edificación---de una ciudad; aquí, las zonas deportivas; aquí, los bosques; allí, las minas; allí los templos, las industrias o los Bancos, las universidades, las instituciones políticas.»



Si imperara la ley natural, cada hombre asumiría su propio potencial y realizaría, en nombre de Júpiter, la función que le corresponde. Pero los glotones impiden que esto ocurra y un buen día, uno de ellos, con más esencia jupiteriana en su interior que los demás, dice: «Aquí esto, aquí aquello, más allá esto otro, y todo es de mi propiedad y está bajo mi control y mando, y en mi propio provecho.»

Entonces, los demás se quedan sin papel jupiteriano, reducidos a ser servidores del glotón, el cual les transmite sus órdenes por teléfono o por correo electrónico, haciendo que ordenen las cosas por su cuenta, mientras él se relaja en su maravillosa isla particular Nos estamos refiriendo a la organización de la vida física, pero el glotón actúa de una forma más sutil e imperceptible en el dominio puramente mental, diciendo a quien le escucha o lee:

«Yo soy la verdad y os la voy a contar para que no os toméis la molestia de descubrirla.» y entonces establece toda una serie de dogmas religiosos, políticos, sociales, científicos o culturales, y los institucionaliza, los sacraliza y los declara cultura y civilización, y para que a nadie se le ocurra desmentírselos, ahí están los ejércitos, la marina, la aviación la policía y demás «fuerzas vivas» para disuadir.



Al establecer una verdad, oficializarla rendirle culto y protegerla por la fuerza, el glotón impide que la auténtica verdad nazca de las experiencias vitales del individuo. La verdad vital, la que inevitablemente explota un día en el interior del individuo como una sublime evidencia, es la que el glotón se empeña en combatir, porque no es científica, porque no forma parte del patrimonio cultural común, porque siempre es revolucionaria y, si se generalizara, el glotón se vería obligado a dejar de ejercer su glotonería, al volver todo a su orden natural.

La gula es pues la responsable del caos social en el que estamos inmersos. En el ámbito alimenticio, la gula es la que produce el hambre en el Tercer Mundo. En la naturaleza emotiva, el exceso de protagonismo jupiteriano abre las puertas a todas las apetencias y se traga a los hombres, igual que a las sociedades, los cargos, las instituciones.

Por lo tanto, podemos considerar la gula como un desbordamiento de la individualidad, que tiende a tragarse a la colectividad. Es el gran pecado de nuestra época y el más difícil de combatir.



En efecto, cuando el cuerpo está saciado de alimentos, obliga al individuo  a adoptar un régimen. Pero en el terreno intelectual o emotivo no funciona  esta señal y el glotón sigue tragando más y más, privando al resto de los humanos de su legítimo espacio vital. El sistema capitalista está ligado a la gula, y aquellos en cuyos cuerpos aparece el síntoma de rechazo de la comida deberían considerarlo como un aviso de que, en otros dominios, deben dejar de engullir espacios ajenos a su programa humano.

Los efectos de la gula sobre una próxima vida aparecerán bajo los rasgos de esa terrible enfermedad que conocemos con el nombre de cáncer. En efecto, el glotón habrá instituido en su orden interno esa tendencia a la invasión y a la ocupación de espacios ajenos, que ha sido la característica de su actividad, y entonces las células cancerígenas de su cuerpo también ocuparán espacios destinados a otras células, negando la  vida a ciertas partes de su organismo, sin las cuales precisamente no se puede vivir.

Esto no significa que todos los casos de cáncer sean debidos al hecho de  que la persona afectada haya cultivado la gula en una vida anterior, pero  este tipo de actitud es a menudo el origen de esta terrible enfermedad.

Por otro lado, es preciso tener en cuenta que actualmente todos los procesos se están acelerando y que, de forma cada vez más frecuente, las consecuencias de nuestras actitudes -o sea nuestro karma- no esperan a una próxima existencia para manifestarse, sino que aparecen en ésta.

Tampoco la gula es fácil de corregir, porque agrada al individuo que la padece, y sólo la comprensión de sus efectos le permitirá corregirla. La sabiduría es el arma que debe utilizar el glotón.

MARTE -La Ira-



La ira es un pecado marciano y se debe a una posición excesivamente relevante de Marte en un horóscopo. Cuando Marte impone su ley en el mundo mental, el individuo tiende a organizar su vida con un excesivo e innecesario rigor. Todo funciona a su alrededor como en un cuartel, al toque de trompetas, de modo que no es extraño que los compañeros de vida del iracundo sean gentes con vocación de soldados o, mejor dicho, auténticos siervos capaces de soportar la disciplina impuesta por un Marte preponderante en el mental.

El primer efecto oculto de la ira en la vida del individuo será pues el de proporcionarle un marido, una esposa, unos amigos y compañeros netamente inferiores, que no han de aportarle esa tensión sin la cual ninguna experiencia es posible.

Cederán ante él y, sin encontrar resistencia, el colérico avanzará como ese ejército que, al no encontrar enemigos, se adentra en tierras extrañas, mientras la guerrilla hace su ley a sus espaldas.

En el mundo de los sentimientos, que es el escenario natural de Marte, su excesivo protagonismo lo radicaliza todo, transformando los deseos en furiosa pasión y concediendo una importancia excesiva a lo que deberían ser sencillas apetencias del alma. El individuo empeñará entonces todo su ardor en conseguir algo que en sí es irrisorio, al igual que esos soldados americanos en el Vietnam que sacrificaban vidas para conquistar una colina que abandonaban luego por inútil una vez conquistada.



Bajo el impulso de la ira, la vida se convierte en una auténtica caricatura, pero una caricatura sangrienta o, en todo caso, no exenta de dramatismo.

El segundo efecto oculto de la ira será pues el de orientar al individuo hacia conquistas vanas, el de lanzarlo a empresas que él considerará sublimes, pero que provocarán la mofa de sus contemporáneos.

Por otra parte, todas sus relaciones se establecerán según el criterio guerra, y de su vida desaparecerán los matices y con ellos se esfumará también su sensibilidad para apreciarlos, todo transcurrirá en un blanco-negro.

En el mundo físico, Marte rige el hierro que, por su oxidación, produce el calor  necesario a la vida y, bajo forma de hemoglobina, aporta el color rojo a la sangre. El excesivo protagonismo marciano produce un exceso de calor en el cuerpo, manifestándose a menudo en forma de granos, furúnculos, fiebres, ruptura de vasos sanguíneos, hemorragias internas y externas. Ese dramatismo interior se proyecta al exterior dando lugar a circunstancias dramáticas, a situaciones límite.

La ira destruye pues o limita considerablemente el horizonte humano, haciendo  que el interesado viva experiencias granguiñolescas que le impiden apreciar los matices y descubrir el auténtico sentido de la vida; porque lo que le ocurre en el exterior capta hasta tal punto su interés, que deja muy poco espacio para la introspección, lo cual le impide contactar con su ser trascendente.



Lo positivo de este mal es que todo el mundo lo reconoce, incluso el que lo padece, cosa que no ocurre con otros defectos, que el individuo puede negar. Si lo reconoce, le será más fácil encontrar el remedio. Al tratarse de un exceso de energías marcianas, la ira desaparecerá si la persona se dedica, conscientemente, a actividades marcianas, como puede ser la práctica intensa de un deporte, la gimnasia, el excursionismo, el alpinismo, y también las actividades de tipo creativo, ya que Marte está muy conectado con la creación a cualquier nivel

La ira puede encontrar igualmente un cauce positivo ahí donde la violencia está institucionalizada, como puede ser una carrera militar o en la policía, en el cuerpo de bomberos cirujano, enfermero, practicante, etc.

La ira repercutirá en una próxima vida creando un destino muy accidentado. La persona sufrirá accidentes, quemaduras, puede ser víctima de delincuentes o individuos violentos,y en su propio cuerpo sufrirá hemorroides, hernias, cortes, y será propensa a los envenenamientos sanguíneos.

Las deformidades corporales, las monstruosidades, las amputaciones de miembros y las muertes violentas suelen ser secuelas de una existencia vivida bajo el imperio de la ira.

VENUS -La Lujuria-



La lujuria es un pecado venusiano, debido a la corrupción de Venus en el horóscopo. Al igual que ocurre con la gula, otro pecado ligado a la columna de la Tolerancia, la lujuria no sólo actúa en el dominio específicamente sexual, sino que extiende sus redes sobre todos los placeres inmoderados que se auto concede el individuo. En el plano mental un Venus inarmónico inocula al pensamiento una gran permisividad, desvirtuando el sentido de la moral y haciendo que al individuo todo le parezca plausible; es incapaz de distinguir entre el bien y el mal (o sea entre aquello que es o no conforme a las leyes cósmicas), de forma que se ve en la imposibilidad de arrancar las malas hierbas que florecen libremente en su vida.

En el plano emotivo, que es el terreno en el que Venus actúa con mayor empuje al acentuar el nivel de sensualidad, hace que el sexo realice funciones directrices en la vida del individuo marginando otros criterios presentes en el alma. Así, bajo la acción de la lujuria, veremos que el individuo sintoniza con personas que sólo se adhieren a ese aspecto de su personalidad y que no poseen otras afinidades con él.

Como sea que la lujuria ama la diversidad, cualquier relación iniciada bajo su impronta alcanzará rápidamente su punto de saturación y la relación entrará pronto en crisis. Hoy en día, en un momento en que las personas ceden más fácilmente que antes a la llamada de la lujuria, vemos que las parejas formadas sobre la base de estas premisas venusianas pronto se separan, dando lugar a una sociedad de miembros desligados, a una sociedad insolidaria, irresponsable, angustiada ante su propio porvenir, con un inconsciente culpabilizado que pide a gritos el castigo que le haga soportable su permisiva existencia.


Tal vez no sea descabellado pensar que esa actitud podría no ser ajena a la actual fiebre catastrofista/milenarista/apocalíptica que lleva a muchas personas a creer -como Asterix- que el cielo se va a derrumbar sobre sus cabezas y que el gran cataclismo les acecha.

La lujuria no se reduce pues a un aumento inmoderado del apetito sexual, sino que, cual pulpo, extiende sus amarras sobre las relaciones sociales, sellándolas con la marca de lo efímero.

En el terreno estrictamente personal, la entrega a los placeres del sexo hace que las energías creadoras se pierdan por su polo negativo, privando a la mente del poder de procrear en los mundos superiores, puesto que los conductos que alimentan los órganos sexuales comunican, a través de la columna vertebral, con el centro de percepción espiritual, y si la corriente vital se orienta hacia abajo, arriba escasearán los fluidos para la creación.

La lujuria produce un progresivo oscurecimiento de la conciencia, de manera que el Ego Superior no consigue comunicar su saber a su contra- partida  material, la cual deja de cumplir su programa profundo. El individuo se ve entonces desasistido espiritualmente y vulnerable ante el más mínimo contratiempo que le depare la vida, siendo un firme candidato a la depresión y, en casos extremos, al suicidio.

En efecto, la solución de nuestros problemas está arriba, en la mente, lo que permite al hombre conectarse con su propia esencia, con su divinidad interior. De ahí nos viene la lucidez que nos permite hallar el remedio justo para nuestros problemas. Si le arrebatamos a la mente las energías que le permitirían funcionar plenamente,con el fin de alimentar la sexualidad, es evidente que no hallaremos las soluciones cuando las necesitemos. El lujurioso es un ser vulnerable, un ser que naufraga en la más pequeña tempestad y, por consiguiente, alguien con el que no se puede contar, que no puede ofrecer apoyo y solidaridad aunque quiera hacerlo.



Los efectos de la lujuria sobre una próxima vida se caracterizarán por una debilidad del cerebro, que no podrá realizar las funciones que le son propias, dado que en la vida anterior ha sido privado de sus fuentes naturales de alimentación.

Según el grado de debilitamiento, puede dar el simple bendito inofensivo, el epiléptico, el idiota más o menos profundo, el retrasado mental o el loco de atar, si el cerebro no se encuentra en condiciones de realizar sus funciones y abandona totalmente la dirección de la vida al cuerpo de deseos.

Haremos aquí una precisión semejante a la que concierne el capítulo sobre la gula (y que es válida para los demás pecados capitales) en el sentido de que no todas las enfermedades mentales son debidas a la práctica abusiva del sexo en una vida anterior, pero sí resulta cierto en muchos casos. Desperdiciar la simiente ha sido considerado en todos los tiempos como una de las más graves ofensas que puedan hacerse al Creador, ya que equivale a dejar de lado el órgano que nos ha sido dado para crear, que es el cerebro, para poner en su lugar el órgano sexual.

No para utilizado en su correcta función, que es la multiplicación de la vida en el mundo físico, sino para procurarse un placer en el bajo mundo de los sentidos. Por el contrario la castidad se muestra como uno de los métodos más seguros para llegar a la clarividencia y a la comprensión de la Obra divina.

MERCURIO -La Envidia-



La envidia es un pecado mercurial y se debe a una perturbación en el horóscopo del planeta Mercurio.En el mundo mental, la función de Mercurio consiste en orquestar los recursos que posee el individuo para su más lógico aprovechamiento.

Este planeta es el que se encarga de racionalizar y ejecutar, según un orden riguroso de acuerdo con las leyes cósmicas, con las necesidades del Ego Superior y en función de las circunstancias en que se  halla inmerso el individuo. Pero cuando Mercurio forma disonancias, entonces  tiende a utilizar recursos ajenos en el programa propio, recursos que va a buscar en el programa de otros Egos.

Esta situación se manifiesta en la persona bajo el rostro de la envidia. En el ámbito de relaciones sociales, esa mala disposición de Mercurio será fuente de importantes conflictos.

La envidia, para prosperar en el terreno práctico, debe ir acompañada de sus dos acólitos: la mentira y la calumnia, con la ayuda de las cuales arruinará la reputación de la persona cuyos recursos Mercurio ambiciona. En lo que se refiere al propio destino,la envidia falseará nuestras necesidades experimentales, procurándonos experiencias que no figuran en el programa de nuestro Ego Superior y que, por tanto, son inútiles o inoportunas.



La envidia ayuda siempre a la personalidad humana pasajera, satisfaciéndola en lo referente a los valores sociales, pero volviendo la espalda a las necesidades evolutivas del Ego.

Éste es el error característico de un Mercurio disonante. En el plano emotivo, Mercurio es el encargado de aportarles lógica a nuestros sentimientos o, dicho de otro modo de proporcionarles su razón de ser. Cuando actúa de acuerdo con nuestra legalidad sentimental, es decir, con los deseos que legítimamente deben llevamos a la culminación del programa elaborado por el Ego Superior, imprime en nuestros impulsos emotivos una fuerte determinación, les aporta persistencia, duración, y la persona tiene entonces  el sentimiento de estar en lo cierto.

Pero cuando un Mercurio disonante actúa sobre nuestros sentimientos, también comunica a la persona esa sensación de veracidad al impulsar los deseos a apoderarse de los recursos humanos de otra persona. Mercurio proporciona a los deseos argumentos nobles para justificar actuaciones que no lo son.

En el plano físico, Mercurio rige las conexiones, las relaciones humanas y una situación de envidia hará que la persona se vea conectada con individuos que contribuirán a desviarlo de su universo natural, orientándolo de forma  equivocada respecto a su programa de vida.



La envidia es por lo tanto un pecado que nos aleja considerablemente de nuestro objetivo trascendente llevándonos hacia la falsa pista de los valores sociales, en lugar de perseguir las experiencias susceptibles de enriquecer nuestra alma.

Por resultar evidente para el propio individuo, la envidia es algo que se puede corregir, si se moviliza la voluntad al servicio de esta corrección.

Si el propósito de corregir esta tendencia es firme y lo realizamos en el ámbito de nuestras posibilidades, también en los planos superiores Mercurio funcionará de acuerdo con nuestro correctivo y se transformará en un instrumento eficaz para la realización de nuestro destino.

La envidia repercutirá en una próxima vida haciendo que nos encarnemos en un cuerpo propenso a los envenenamientos, a las dificultades respiratorias y gástricas. Todas las afecciones del aparato intestinal, las intoxicaciones, apendicitis, peritonitis, enfermedades contagiosas y pulmonares son un
subproducto de la envidia, puesto que en el plano moral también la envidia envenena, intoxica, estrangula,

LUNA -La Pereza-



La pereza es un pecado lunar y se debe a una perturbación de las funciones encomendadas a la Luna. En el Mundo Mental, la Luna produce las imágenes internas, es lo que llamamos la imaginación, a través de la cual la mente se desplaza de un lugar a otro, explorando por un lado las culturas inaccesibles y estableciendo cabezas de puente en terrenos aún no hollados por la razón y descendiendo por otro a los abismos de la razón allí donde ideas arcaicas y profundamente enraizadas necesitan que las sales lunares disuelvan sus amarras.

Los efectos de la pereza en este mundo bloquean la imaginación y dejan que todo siga tal como está, de modo que imposibilitan la progresión intelectual hacia arriba y no permiten que la mente se vea liberada de los arcaísmos que la mantienen atada a un pasado ancestral

En el cuerpo del deseo, sus atributos la llevan a fijar los deseos, proporcionándoles, por así decido, fuerza y esplendor, de manera que obliguen a la voluntad a realizados Que el deseo sea elevado o no depende de otros mecanismos, pero lo que sí es esencial para el individuo es que ese deseo se exteriorice de algún modo, o bien que se sublime mediante una interiorización consciente y voluntaria.



La exteriorización de los deseos hará que el individuo sea frío o caliente, tal y como los quiere Dios. Pero cuando la pereza obstaculiza esas funciones, el individuo se convierte en este tibio al que Dios vomita de su boca.

En el mundo físico, la Luna rige las funciones de disolución y coagulación de los elementos, aportando una renovación periódica a nuestros átomos y moléculas, de acuerdo con los ritmos del universo. La Luna es la que nos conecta con el acontecer universal, aportándonos los sucesivos mensajes de los demás cuerpos planetarios. Si esas funciones resultan obstruidas, nos convertimos en algo parecido a una tierra muerta, no transitada por las grandes corrientes renovadoras que emanan del cosmos.

En el mundo físico, la pereza transforma al hombre en un muerto-vivo, en un ser inútil para sí mismo y para los demás.
¿Qué es lo que debe hacer el perezoso para vencer su pereza? Moverse hacia las cosas que estén a su alcance. Por cada paso que dé, Dios dará dos por él.



No importa aquí el resultado práctico obtenido -muchos perezosos justifican su pereza arguyendo que sus esfuerzos no les sirven de nada-; lo importante es ponerse en movimiento a nivel físico, sentimental y mental para restablecer las funciones que se encuentran perturbadas.

El mal que aguarda a los perezosos en una próxima vida (o en ésta si sus procesos se aceleran) es la corrupción de su cuerpo la putrefacción de sus órganos. Nada funcionará en su físico como debería funcionar. Del mismo modo que en las aguas encharcadas abundan los parásitos, en su cuerpo se producirá ese estancamiento y los parásitos aparecerán también, provocándole las enfermedades propias de las cuatro estaciones. Si además han cometido abusos en otros aspectos, ciertos órganos se encontraran más deteriorados que otros y, si se trata de órganos vitales, su tendencia a la corrupción puede acortar mucho su vida.



LOS SIETE PECADOS CAPITALES Y LOS PLANETAS
CÓMO DESCUBRIR AL MAESTRO INTERIOR
Tomo I, Cap. 9. (anexo).- 2.001
Enrique Llop. Kabaleb


Leer más: http://www.maestroquiron.com/news/los-planetas-y-su-sombra/

domingo, 28 de agosto de 2016

.¿ Y si me equivoco?.

Si me equivoco y lo acepto, soy libre.





Entré en un lugar donde había asuntos para compartir y por razones que nada tenían que ver con lo que se hablaba allí dentro, me marché por sentirme incómodo. Ayer por la tarde saqué al perro y me hice el despistado tras ver que depositó sus excrementos en plena acera. Eludo a mi primo cada vez que tengo noticias de él aunque no sepa que me cae mal. Cada vez que me equivoco intento tapar los errores con excusas. Es probable que nos hayamos equivocado en algunos escritos por haber explicado cosas de determinada manera pudiendo haberse dicho de otra que hubiera llegado a más personas.

Sentimos que cada vez que nos equivocamos y lo podemos ver sin huidas, es cuando podemos cambiar lo que no funciona por algo más real (es por esto que no hay error), ya que sólo desde la aceptación podrás hacer el cambio. ¿Cómo cambiaría una situación si la niego? Hay montones de situaciones en la vida en que creemos salir ilesos de ciertos aconteceres por el simple hecho de negar la equivocación. Y es cierto que te sales o eludes el tema porque crees sentirte así mejor y probablemente así sea. No negamos que puedas sentirte mejor en situaciones que llamas extremas, si las evades, es un hecho que comprendemos sin más explicación. Lo que queremos que entiendas también, es que es un sentirte mejor tal vez muy cortito, o, demasiado temporal. Aportamos en este caso que cada vez más personas saben, que ese tipo de situaciones, se volverán a repetir las veces necesarias hasta que dejes de huir de ellas. Sentimos también que todo lo que no aceptes por sistema, volverá a ti las veces suficientes hasta cansarte.

Sentimos que al tener montado un sistema que defienda determinada forma de concebir o hacer las cosas, estás nadando contra corriente en el río de la Vida. Si la Vida tuviera uno sólo, un sólo sistema, ya no tendrías libre albedrío, tendrías otra cosa. Es por esto que se te pide que abandones todo sistema y lo cambies por libertad si quieres que dejen de pasar cosas que no deseas. Pero ojo, la verdadera libertad, si observas con gran atención, es incertidumbre de lo que viene en camino, porque la verdadera libertad no tiene forma de saber qué va a ocurrir a continuación. La verdadera libertad no está pendiente de lo que viene a continuación puesto que si fuese así, sería una falsa libertad. Y no puedes vivir en incertidumbre si aún no eres libre de todos los sistemas, apegos o encarcelamientos que creaste. Luego entonces, el admitir cada uno sus propias equivocaciones (hacia adentro), abre el camino hacia la libertad (hacia afuera) de aceptar lo que dices no desear y corresponde a tu propio proceso.

Dijimos más arriba que cada vez que nos equivocamos y lo podemos ver sin huidas, es cuando podemos cambiar lo que no funciona por algo más real y, tras haberlo explicado, ahora añadimos que así te acercas a fluir. Y fluir es estar en la vida. Cuando fluyes no hay resistencias por tu parte. Y cuando no hay resistencias, aparecen otras formas de vivencias más sanas, van emergiendo estados más lúcidos y te vas separando del mundo ilusorio. En definitiva todo se renueva y con este renovar de cosas vamos a intentar hablar de la forma más objetiva posible de la que dispongamos.

Como resultado, la felicidad interna es la que toma el protagonismo, pero por ahora aparquemos este tema y hablemos de asuntos correspondientes al renovar que nos referíamos antes. Ocurren varias cosas a partir de querer decidir la aceptación antes mencionada. Si no le tienes miedo a lo que venga, o sea, si has decidido querer ver la otra cara de la moneda (la que siempre te perdiste de poderla ver), ejerces la influencia para que (y al mismo tiempo que fluyes haces que los sucesos fuera de ti se desarrollen sin obstáculos) todo cambie. O sea, si tú fluyes, lo demás fluye. Desde nuestra experiencia sabemos que funciona así. Desde la tuya, sólo puedes averiguarlo comprobándolo. Ojo, no lo comprobarás si intentas analizar, prever lo que vendrá a continuación, querer saber si estarás bien... porque todas estas cosas están basadas siempre en el miedo. Si de verdad no tienes miedo, nada te impide comprobarlo. Eso sí, estarás solo/a ante esta situación.

Pero si ya estás muy cansado/a de cómo iba tu forma de vivir, estarás preparado/a para este nuevo reto. Resultado: siempre hay un efecto tras encauzar. Si ya has comenzado este nuevo reto, estarás viendo o percibiendo nuevas puertas que se abren. Tu vida ya está ganando en calidad aunque en un principio te sientas extraño en el ¨nuevo traje¨. Irás más liviano, atraerás a tu vida cosas nuevas que antes no sucedían e intuirás que puedes llegar lo lejos que te propongas. No hay límites ya que la vida auténtica está al margen de todo límite. Las preguntas que siempre te intrigaron dejarán de ser importantes. Empiezas a verte más natural. Todo te cansará menos. Es probable que puedas comenzar a hacer tareas que antes te sonaban demasiado elaboradas para ti. La apatía se marchará extrañada. Notaras un gran cambio al ver como las luchas transmutan por paz para ti. Y verás por ti mismo/a que todo puede siempre ir a más si no te bajas del tren de tu propia vida.

NO HAY LÍMITES; NO HAY META FINAL


LA VERDAD por
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado

miércoles, 29 de junio de 2016

.Amor.


.Amar.


Para amar el placer se requiere de muy poco. Para amar verdaderamente se requiere de un héroe que pueda manejar su propio miedo. 
Con miedo o no, es un acto del más profundo amor permitirse a uno mismo ser movido por el alma salvaje de otro. 
En un mundo donde los humanos tienen tanto miedo a "perder", hay demasiados muros que nos protegen de disolvernos en lo numinoso de otra alma humana.
Clarissa Pinkola Estés

martes, 24 de mayo de 2016

.FANTASÍA, IMAGINACIÓN, HABILIDAD Y GOZO.



Hemos de dilucidar la importancia que llevan, dentro del contenido energético del aura de los seres, las ideas creativas.
Para poder acceder a crear primero hay que estimular las herramientas naturales del conocimiento interno y así ir llevando a cabo la aventura de experimentar la aparición o generación de expresiones de la voluntad.
Estas herramientas con que cuenta cada uno se encuentran actualmente en estado “latente” o dormido, de manera tal que no se las utiliza con asiduidad o se las mal utiliza, llevando esta energía hacia creaciones opuestas a las necesidades o bien, hacia las fronteras de la dramatización de las situaciones, en pos de lograr un resultado, pero obteniendo otro.
Esto sucede normalmente cuando una persona desea ser “atendida” y nutrida, y recurre a actitudes y pensamientos que no lo dignifican, sino que lo sumen en más derrota.
Para activar nuevamente los instrumentos de creatividad que todos poseen han de reconocer internamente que son específicamente dones otorgados por la Energía Suprema Universal en el propósito de ramificar su propia energía y llegar hasta las fronteras de todas las dimensiones.
La Fantasía, es un conjunto de imágenes y sonidos que crean un ambiente especial, en un determinado momento del individuo en que logra abstraerse de lo cotidiano. Puede ser algo que anhele, que tenga sentido en relación a su corriente de vida o que aparezca en términos de “escape”.
Lo que sea que haga que esto surja, comienza a activar una energía particular que estimula la producción de endorfinas y amplia una conexión hacia otro estado de consciencia.
Imaginación, ensoñación y visión interna son complementos de la anterior que llevan al individuo al desplazamiento hacia sus dones creativos, y a una ampliación de su percepción de la vida.
Las tres muestran un “viaje” hacia el paisaje del Alma que trae consigo una porción de esperanza al mundo, una ilusión de renovación de los cauces ya existentes. El Alma viene a sanar y a crear un nuevo camino, encarnación tras encarnación, a medida que va conectándose más y más con la Fuente Estelar. Lo que el Ego o Mente cotidiana cree que es Utopía, es lo que el Alma presenta como desafío al individuo, con el afán de expandir la creatividad en el plano terrestre.
Luego necesita activar su Habilidad para poner en marcha los preceptos del Alma y renovar así sus condiciones de vida, su salud, sus relaciones, su hábitat, y en última instancia, el planeta todo.
La Habilidad surge del corazón y la destreza del individuo, cuando éste es capaz de asociarse con sus propios anhelos y ponerlos en camino. Cuando deja sus sombras atrás: el miedo, la culpa, la vergüenza y la indisciplina.
Los adversarios del Alma creadora son la Automarginación y la Autocomplacencia, dos rasgos del dictamen de la Mente.
Finalmente, la Alegría y el Gozo son dos herramientas curativas y propias del ser en evolución, desestimadas y poco utilizadas para crear un aura de creatividad profunda. Su aparición en los momentos de emoción que son el producto de haber hallado una idea que moviliza el Ser como un todo, reavivan los resonantes internos del Alma que en otras vidas y en otros momentos de ésta, ha experimentado el gozo de crear algo nuevo y más sublime que “dar” a sus allegados, sean ellos de su entorno familiar, relacional, o planetario.
Por lo tanto, han de verificar en su interno cuáles son los conceptos que guardan en su corazón sobre estas herramientas sagradas del Alma para activar su Poder Creativo y restaurar aquello que ha quedado sumergido en el olvido y la falta de pasión por la vida. Dejen al “artista interno” que sueñe y practique, que vuelque sus deseos dentro de la Alquimia del Alma y el Ego, participen de la danza de la musicalidad del Universo, que les habla, que les llama, desde todas direcciones para invitarlos a Co-crear con el Soñador Universal.

Familia Estelar de Deneb

https://www.facebook.com/Semillas-Estelares-Cultura-Gal%C3%A1ctica-1012584618803695/

sábado, 21 de mayo de 2016

.CIRCULO SAGRADO - MEDITACION.

En esta Luna Llena el aporte de Procyon y Semillas Estelares


CIRCULO SAGRADO - MEDITACION

La búsqueda de la verdad, la búsqueda de una dirección que seguir, el camino de la abundancia en la conexión, están ligados a la comprensión del medio en el que se encuentra el shamán.
Sea éste en la Tierra, dentro de conciencia cotidiana o en medio de su encuentro con la sabiduría de sus ancestros, la tradición procyana indica un viaje hacia las dimensiones sutiles.
Para ello has de encontrar tu camino, tu sendero de ubicación en la cosmología de tu propia geometría.
Las cuatro direcciones cardinales tradicionales terrestres se convierten en las siete dimensiones del ser cósmico, que has de explorar en este momento y en cada momento de tu discernimiento.
Sé consciente de tu raíz en la Tierra, ubícate con los pies en el suelo, distensiona las plantas de los pies y aligera tu peso corporal contra el cuerpo terrestre.
Trabaja a través de la respiración, aflojando los músculos y las terminaciones nerviosas…déjate llevar por los latidos de tu corazón…
Sé consciente ahora de tu corazón…déjalo que viaje desbocadamente hacia la aventura del sentir…
Finalmente, utiliza tu conciencia como vehículo de transporte hacia dondequiera que te dirijas a partir de ahora…ni lo conocido…ni la imaginación son instructores de este tiempo..es un tiempo eterno, sin límites ni fronteras, es una porción de conciencia que sabe, que conoce y que viaja….
Vas a viajar delicadamente, sin prisas, pero con acento real hacia un destino de ampliación de tus conocimientos….irás al encuentro con los límites de los elementos, terrestres y galácticos…
Comienza por el Norte…dirige tu conciencia al Norte. Este es el lugar del elemento Tierra y el Poder del cuerpo…su naturaleza son las rocas, arena, arcilla, y el suelo. En la vida humana esta es la dimensión física y el reino de las sensaciones.
En conexión con esta dimensión, presta atención a tus procesos fisiológicos, a las sensaciones en tu cuerpo, a tus necesidades biológicas y a tu salud física…
Eleva tu conciencia y llama a los poderes del Norte y de la Tierra a que estén contigo y vengan a bendecirte y a guiarte.
Ahora lleva tu conciencia hacia tu corazón, experimenta el poder de esta dirección Norte fluyendo dentro tuyo y sintonízate con tu cuerpo.
Presta atención a cualquier guía interior que recibas en este momento.
Agradece íntimamente este destello de integración….

Dirige tu conciencia ahora hacia el Este. Esta es la dirección del elemento Aire y el Poder de la Mente. Su naturaleza es el viento, la atmósfera y la

respiración. En la vida humana ésta es la dimensión mental y el reino del pensamiento. En conexión con esta dimensión, presta atención a tus procesos de pensamiento, a tu habilidad para razonar, a tus actitudes y a tu salud mental.
Asciende tu conciencia hacia esta dirección. Llama a los poderes del Este y del Aire y, centrado en tu corazón, sintoniza tu Ser con tu mente. Presta atención a cualquier guía interior que emerja ahora y agradece este momento de integración…

Ahora ve hacia el Sur. Esta es la dirección del elemento fuego y el poder de la acción. Sus formas de la naturaleza son las llamas, el rayo y la electricidad. En la vida humana ésta es la dimensión de las conductas y los comportamientos y el reino de la acción.
En esta dirección, eleva tu conciencia…llama a los poderes del sur y el Fuego. Centrado en tu corazón, sintonízate con las partes activas de tu ser. Nota cualquier guía interior que pueda emerger…agradece esta conexión entre tú y las entidades de esta región.

Ahora traslada tu conciencia al Oeste. Esta es la dirección del elemento Agua. Sus formas de la naturaleza son los océanos, lagos, cascadas, ríos, manantiales, primavera, lluvia y los fluidos en el cuerpo. En la vida humana, ésta es la dimensión de las emociones y el reino de los sentimientos.
Eleva tu conciencia hacia esta dirección. Llama a los poderes del Oeste y el Agua. Lleva tu conciencia ahora hacia el corazón y sintonízate con tus sentimientos. Observa cualquier guía que te sea proporcionada en este momento. Da las gracias por esta revelación…

Ahora concéntrate en la dimensión superior de arriba….esta es la dirección del Cielo y el Cosmos. Sus formas de la naturaleza son el Sol, la Luna, los planetas, las estrellas, meteoritos, galaxias y el espacio profundo. En la vida humana éste es el reino de la conciencia cósmica. En conexión con esta dimensión, presta atención a tu parte del ser en la comunidad de vida del universo. Contemplando los cielos, usa tu imaginación para penetrar en los misterios del espacio exterior y otros mundos. Experiméntate a ti mismo como un habitante de un planeta moviéndose hacia el espacio. Refléjate en leyendas de creación y en historias de humanos que se han aventurado en el espacio desde nuestro planeta.
Centrado en esta dimensión, eleva tu conciencia hacia los Cielos y mira hacia arriba. Llama a los poderes del cosmos. Experiméntate a ti mismo unido con el universo, más allá del planeta. Céntrate en tu corazón y nota cualquier guía que venga a ti, tomando la energía de esta dirección hacia ti mismo.
Agradece por esta conexión infinita…

Ahora lleva tu conciencia hacia el abajo…ésta es la dirección del planeta y un lugar sagrado. Sus formas de la naturaleza son la biosfera de la Tierra y

la comunidad de formas de vida, tales como criaturas animales y plantas, y humanos, en tu propio ambiente de hogar. En la vida humana éste es el reino de la conciencia planetaria. En conexión con esta dimensión, presta atención a la parte de tu ser que es parte del tapiz de la vida en tu área local, así como la parte de tu ser de la comunidad mayor de vida en el planeta.

Contemplando esto, usa tu imaginación para sentirte conectado con la red de vida que incluye árboles, hierbas, criaturas, microbios y los elementos, así como a otros humanos. Experiméntate como una parte de la biosfera, también conocida como Espíritu del Planeta o Madre Tierra.
Lleva tu conciencia hacia abajo, hacia el Planeta. Llama a los poderes del planeta y del lugar de este rito…recuerda tu raíz…tu canal hacia el centro de la tierra…experimenta la unidad con la red de vida en la Tierra. Dirige los poderes de esta dirección dentro tuyo y nota cualquier guía interior que venga a ti mientras lo haces. Agradece profundamente esta conexión.

Ahora dirige tu conciencia hacia el centro. Ésta es la dirección del Espíritu. Su forma de la naturaleza es el Alma divina, que une a toda vida. Es la síntesis de los elementos y las direcciones. En la vida humana éste es el reino del Espíritu y la dimensión de lo divino en sus muchas formas. En conexión con esta dirección, presta atención al centro de tu ser, tu Ser interno. Honra a lo divino como tú lo conozcas, Dioses, diosas, espíritus de la naturaleza, ancestros, Guías Shamánicos, amor, unidad en diversidad. Conéctate con el equilibrio, armonía, belleza, plenitud, integridad.
Dirige tu conciencia al centro…llama al poder del espíritu, a la unidad divina. Llama al divino por los nombres que conoces. Presta atención a cualquier guía interior que venga a ti y agradece por esta profunda conexión.

Ahora, lentamente, vuelve a los cauces de la temporalidad, trae de vuelta tu conciencia a la cotidianeidad que se refleja a través de tus ojos físicos.
Recobra la templanza de tus sentidos, reajústalos a lo conocido, otra vez…
Vuelve hacia tu misión…aquí y ahora…

miércoles, 18 de noviembre de 2015

.Dramas de control

CLASIFICACION DE LOS DRAMAS DE CONTROL

El Intimidador

Los intimidadores logran que todos les presten atención a fuerza de gritos, fuerza física, amenazas y exabruptos.

Mantienen a todos a raya por temor a desatar comentarios molestos, rabia y, en casos extremos, furia. La energía vuelve hacia ellos debido al miedo y la sospecha del "próximo hecho" Los intimidadores siempre ocupan el escenario.
Hacen que los demás se sientan atemorizados y ansiosos.

Básicamente egocéntricos, su comportamiento puede ir desde dar ordenes a los que están a su alrededor, hablar constantemente, ser autoritarios, inflexibles y sarcásticos, a ser violentos. Los intimidadores son quizás los más apartados de la energía universal. Inicialmente atraen a los demás creando un aura de poder.

Cada uno de los cuatro dramas de control crea una dinámica energética específica llamada drama correspondiente. Por ejemplo: el drama correspondiente que crea un intimidador es sobre todo el del Pobre de MI. Al sentir que el intimidador le roba la energía a escala aterradora, Pobre de Mí adopta una dinámica energética sumamente pasiva e intenta frenar el intercambio amenazador asumiendo una actitud impotente y aduladora: "Mira lo que estas haciéndome". "No me lastimes, soy débil".

El Pobre de Mi trata de hacer que el intimidador se sienta culpable para así frenar el ataque y recuperar el flujo de energía.

La otra posibilidad de drama correspondiente es el

¨Contra-Intimidador¨

Esta dramatización se produce si la actitud Pobre de Mi no da resultado o, mas probablemente, si la personalidad de la otra persona también es agresiva. Entonces, esta persona responde al ataque del Intimidador original. Si uno de sus padres fue Intimidador, es muy probable que uno de ellos fuera Contra-Intimidador o Pobre de Mí.

El Interrogador

Los interrogadores son menos amenazadores desde el punto de vista físico, pero socavan el ánimo, y la voluntad cuestionando mentalmente cualquier actividad y motivación.

Críticos hostiles, buscan formas de hacer sentir mal a los demás. Cuanta más atención presten a sus errores y sus defectos, mas pendiente estará usted de ellos y mas reaccionara a todo lo que hagan. Al hacer esfuerzos para probar su valía y responderles, mas energía les esta enviando. Es probable que todo lo que diga sea usado en su contra en alguna oportunidad. Usted se siente como constantemente vigilado.

Hipervigilantes, su comportamiento puede ir de ser cínicos, escépticos, sarcásticos, fastidiosos, perfeccionistas, santurrones, a ser viciosamente manipuladores. Inicialmente atraen a los demás con su ingenio, su lógica infalible, sus hechos y su intelecto.

Como padres, lo interrogadores generan hijos Distantes y a veces Pobre de Mí. Ambos tipos quieren escapar del sondeo del Interrogador. Los distantes no quieren tener que responder (ni ver su energía absorbida) al escrutinio constante y fastidioso del Interrrogador.

El Distante

Las personas distantes están atrapadas en su mundo interior de luchas, miedos, y dudas sin resolver. Creen inconscientemente que si se muestran misteriosos y desapegados, otros vendrán a rescatarlos. A menudo solitarios, mantienen distancia por temor a que otros impongan su voluntad o cuestionen sus decisiones (como lo hicieron sus padres Interrogadores). Piensan que tienen que hacer todo solos, no piden ayuda. Necesitan ¨mucho espacio¨ y a menudo evitan quedar atados con compromisos. De chicos, no los dejaron satisfacer su necesidad de independencia o no los reconocieron por su propia identidad.

Propensos a caer en el lado Pobre de Mi del continuom, no se dan cuenta de que su propia indiferencia puede ser la causa de que no tengan lo que quieren (o sea, dinero, amor, autoestima), o de su sensación de estancamiento y confusión. Generalmente, consideran que su principal problema es la falta de algo (dinero, amigos, contactos sociales, educación).

Su comportamiento va de no mostrar interés, no estar nunca disponibles, no cooperar, a ser condescendientes, a rechazar, oponerse y ser escurridizos.

Hábiles en el manejo de la indiferencia como defensa, tienden a cortar su energía con frases como: ¨Soy diferente¨. "Nadie entiende lo que trato de hacer", "Estoy confundido", "No quiero seguirles el juego". "Si tuviera" "Yo prefiero no encasillar a la gente". Las oportunidades se les escapan mientras hiperanalizan todo. Ante el mas mínimo indicio de conflicto o enfrentamiento, el Distante se vuelve vago y pude desaparecer literalmente (no atiende llamadas telefónicas, o no se presenta a una cita). Inicialmente, atraen gracias a su personalidad misteriosa e inaccesible.

Los Distantes en general, crean Interrogadores, pero también pueden entrar en dramas con los Intimidadores y los Pobres de Mí porque están en el centro del continuom.

El Pobre de Mi o Victima

Los pobre de mi, nunca piensan que tienen suficiente poder para enfrentar al mundo de una forma activa, de modo que atraen simpatía llevando la energía hacia ellos. Cuando usan el tratamiento silencioso, pueden deslizarse hacia el modo Distante, pero como Pobre de Mi, se aseguran de que el silencio no pase inadvertido.

Siempre pesimistas, los Pobre de Mi atraen la atención con expresiones faciales preocupadas, suspiros, temblores, llantos, miradas perdidas, respuestas lentas y relatos reiterados de dramas y crisis punzantes. Les gusta ser los últimos de la fila y someterse a los demás. Sus dos palabras favoritas son: ¨Si Pero¨.

Los pobres de mi seducen inicialmente por su vulnerabilidad y su necesidad de ayuda. Sin embargo, no les interesa realmente las soluciones porque entonces perderían su fuente de energía.

También pueden mostrar un comportamiento complaciente en exceso que a la larga los lleva a sentir que sacan ventaja de ellos y reafirma el método Pobre de Mí para conseguir energía.

Como complacientes, tienen escasa habilidad para poner límites y el comportamiento va desde convencer, defenderse, dar excusas, explicar reiteradamente, hablar demasiado, a tratar de resolver problemas que no son de su incumbencia. Se dejan considerar objetos, quizás a través de su belleza o de favores sexuales y después se ofenden porque no los valoran.

Los Pobre de Mi mantienen su postura de victimas atrayendo gente que los intimida. En los ciclos extremos de violencia domestica, un Intimidador envolverá al Pobre de Mi en episodios cada vez mas violentos de maltrato hacia el hasta alcanzar un clímax. Después del clímax, el Intimidador se retira y pide disculpas, enviando así la energía que vuelve a hacer entrar a
Pobre de Mí en el ciclo.

IDENTIFICACION Y DESACTIVACION DE LOS DRAMAS DE CONTROL

Una de las preguntas que se puede estar formulando es ¿como salgo de mi drama? ¿Que puedo hacer?

TOME CONCIENCIA DE SU COMPORTAMIENTO. El primer paso para romper el esquema que lo condiciona, es ver con total claridad la dramatización del control que aprendió. Revise las descripciones anteriores y empiece a observar su comportamiento, especialmente cuando este en tensión o ansioso por algo.

¿Se vuelve beligerante, impaciente, rígido enojado, e intimida o domina a los otros? (Intimidador)

¿Desconfía de los demás o siente que no le prestan suficiente atención? ¿Los hostiga, les hace reproches o los interroga? (Interrogador)

¿Mantiene distancias y se hace el difícil, evitando situaciones en las que pueda mostrarse como es por temor a ser juzgado? (Distante)

¿Se queja siempre y se concentra en los problemas, esperando que los demás vengan a su ayuda? (Pobre de Mi)

TOME CONCIENCIA DE LOS TIPOS DE DRAMA DE CONTROL QUE ATRAE. Observe la naturaleza de sus interacciones cotidianas y ponga manos a la obra para salir del juego.

La experiencia de romper los hábitos inconscientes de dramatización, requerirá de Usted, en principio, de una apasionante vigilia consciente. Identificar y desactivar el drama puede no resultar fácil si las emociones son fuertes o hay mucho miedo. La cuestión es sacar la verdad a relucir. Proyecte siempre amor y comprensión hacia la otra persona y confíe en que usted sabrá cuando hablar y que decir.

TRANSFORMAR LOS DRAMAS DE CONTROL

Una vez que estemos concentrados internamente, nuestros dramas de control inconscientes pasan a nivel consciente, y los viejos hábitos pueden convertirse en fuerzas positivas….

INTIMIDADOR / LIDER

Al conectarse con la verdadera fuente de poder, un Intimidador encontraras mas autoestima si usa sus condiciones de liderazgo. Firme sin ser dominante. Confiado sin ser arrogante, tiene más posibilidades de disfrutar de los desafíos y conseguir la cooperación de los demás.

INTERROGADOR / ASESOR

El Interrogador transformado canaliza sus tendencias a preguntar, a través de la indagación, la investigación, utilizando habilidades interpersonales mas acabadas como profesor, abogado o asesor.

DISTANTE / PENSADOR

Liberados de sus necesidad de mantenerse al margen, los Distantes acceden a recursos intuitivos profundos para llevar sabiduría y creatividad a la tarea de su vida, como por ejemplo ser sacerdote, sanador o artista.

POBRE DE MI / REFORMADOR

Después de experimentar el verdadero afecto y la unidad, el Pobre de Mi pude mantenerse anclado en su propia fuente interior y se convierte en reformador compasivo, trabajador social o sanador.


Fuente: Libro novena Revelacion /Resumen de Sonlasol de ezenlaweb.com

sábado, 3 de octubre de 2015

.Cuentos de piernas quebradas.


Entonces supe que mi inteligencia no era mi don, sino estaba unida a mi emocional. Entonces supe que mi emocional no era mi don, sino estaba unido a mi alma. Entonces aprendí que mi alma debe supeditarse a mi Espíritu. Y comprendí que mi inteligencia era mi enemigo si mi Espíritu no la guiaba.
Mente poderosa llena de juicios, controles, mente hacedora de miedos inexistentes, mente que me lleva a la tristeza, depresión, adicciones, anorexia, cortarme, manías, toc….Querés mas? Debemos rendir la mente a un  Poder mayor a ella para no condenarnos a la soberbia, debemos rendirnos para siempre y habitar la humildad. Al bajar la cabeza, al arrodillarme con mi cuerpo le digo a mi mente Cállate algo nos supera y ríndete!
Si no llegamos a dar este paso como humanos solo nos queda ser moribundos con mentes insaciables y almas sin expresión.

Ríndete estas a tiempo

Claudia Bergonzi
Octubre 2015

viernes, 11 de septiembre de 2015

Tu cuerpo expresa el proceso emocional que atraviesas.



Nuestro cuerpo nos da pistas todo el tiempo sobre las cuestiones que nos bloquean y sobre la persona que sintoniza con ellas. Empieza comprobando si padeces más problemas del lado izquierdo o derecho del cuerpo. El lado izquierdo es el lado receptivo, maternal y femenino del ser. El derecho es el lado masculino, con empuje, orientado hacia el exterior, hacia el mundo. La tendencia podría indicar un rechazo dentro de ti de los aspectos masculinos o femeninos, y una necesidad de autoperdón/autoaceptación o de identificar la persona que activa esto en ti. Si acumulas un volumen excesivo en las caderas, quizá estés cargando con sentimientos de culpa o deseos de vergüenza o con un miedo residual a agresiones sexuales que convertiste en peso para protegerte. Síndromes físicos El presente modelo de relación entre las emociones y los síntomas físicos es muy general pero útil para darnos pistas de lo que puede estar sucediendo en el plano emocional de una persona que desarrolla ciertos síntomas en áreas específicas del cuerpo.

El síndrome del llanto: este importante síndrome afecta el área del cuerpo del plexo solar hacia arriba, el pecho, la cabeza y la nuca. La causa del síndrome del llanto es la incapacidad de tomar una decisión con respecto al acto de otra persona o por un condicionamiento anterior que dificulta la toma de decisiones. Su característica más común es el dolor de cabeza. A causa de la frustración generada por la indecisión, el cerebro ordena al cuero cabelludo tensarse lo que produce dolor. A veces la tensión es tan severa que comprime las venas y produce migraña.

Otro de los síntomas muy reconocibles de este síndrome son:

la cristalización de los ojos, la relajación de los conductos lacrimales que gotean continuamente en los ojos, la congestión de los senos nasales, la contracción de los músculos de la garganta, la presión gástrica sobre el pecho, la tensión de los músculos de las mandíbulas o apretar los dientes. Cada una de estas reacciones físicas puede estar asociada con una causa emocional o mental. Por ejemplo, la presión en la cabeza representa la incapacidad de tomar decisiones; los ojos lacrimosos y la congestión de los senos nasales simbolizan negarse a ver la situación que causa la indecisión; la contracción de la garganta, la tensión de los músculos de las mandíbulas o apretar los dientes es un resultado de negarse a hablar del tema de indecisión. La indecisión puede convertirse en frustración y esta en melancolía, depresión y finalmente inercia. La indecisión crónica se puede clasificar como problema mayor en nuestra sociedad actual de movimientos rápidos, en particular en personas de edad comprendida entre los quince y los treinta y cinco años.

El síndrome de la responsabilidad: las áreas afectadas son los hombros, la parte superior de la espalda y de la columna. Los motivos psicológicos son excesiva responsabilidad, temor al peso de la responsabilidad, o negligencia, no aceptación o no asunción de responsabilidad. Los síntomas son tensión en los músculos de la espalda y de los hombros.

Frustración sexual y síndrome de culpa: aquí las áreas afectadas son las ingles, el estómago y la parte baja de la espalda. Las causas psicológicas son: frustración sexual, culpabilidad sexual relacionada con la religión, sentimientos de culpas por infidelidad y promiscuidad, sentimientos de incapacidad sexual, temor a agresión sexual, etc. Los síntomas pueden ser calambres gástricos, estreñimiento, acidez, dolores menstruales excesivos, menstruación demasiado abundante o ausente, infecciones vaginales o cistitis, presión o dolor en la próstata o los testículos y problemas de riñón.

Síndrome de lucha o alcance: las áreas afectadas son los brazos, las manos y los dedos. Las causas psicológicas son la necesidad de expresar, con la correspondiente negación o supresión de esa necesidad, la incapacidad de alcanzar lo que uno desea por falta de autoestima y un importante sentimiento de profundo rechazo por querer alcanzar metas inalcanzables. Los síntomas son verrugas o pequeñas ampollas en las 2 manos o los dedos, tensión en las articulaciones de las manos o los dedos o manos demasiado frías o calientes. Los problemas relacionados son la artritis y los reumatismos.

Síndrome de huída: El área afectada está entre los muslos y los pies. Indica una necesidad de correr o escapar (emocionalmente o físicamente) de una cierta situación o relación. Las causas psicológicas son el miedo a enfrentarse a ciertas situaciones potencialmente dolorosas, el aburrimiento, el miedo al desastre y el miedo al éxito. Los síntomas incluyen quemazón entre los dedos o en la planta de los pies, pies fríos por mala circulación y dolores en las piernas.

Combinaciones: en un momento dado una persona puede verse afectada por uno o varios síndromes. Por ejemplo una combinación de dolor de cabeza y tensión en los músculos de la espalda puede indicar una incapacidad para tomar decisiones con respecto a un tema de responsabilidad. Tensión en los músculos de la espalda y dolor en las piernas pueden indicar que la persona desea escapar de la situación en la que se siente atrapado.

Historias en los chakras Caroline Myss ofrece un planteamiento distinto al señalar que cada uno de los siete chakras almacena energía invertida en un tema o grupos de temas. Myss hace una presentación general de los temas relacionados con cada chakra e indica qué partes del cuerpo influyen. Pregúntate qué persona sintoniza con esos temas para ti.

• CORONA: La confianza en la vida misma. Valores, ética y coraje. Altruismo. Generosidad. Capacidad para ver la gran pantalla. Fe e inspiración. Piel, huesos y músculos. Color: violeta.

• TERCER OJO: Confianza, autoconsciencia, intuición, conocimiento, capacidad de aprender de la experiencia. Inteligencia emocional. Cerebro, nervios, ojos, oídos, nariz, glándulas pineal y pituitaria. Color: índigo.

• GARGANTA: Fuerza de voluntad, expresión y comunicación personales. Seguir ideales propios, utilizar el poder personal para crear. Adicción. Juicio y crítica. Capacidad de tomar decisiones. Tiroides, cuello, boca, paratiroides, hipotálamo. Color: azul celeste.

• CORAZÓN: Amor y odio. Resentimiento y amargura. Pena e ira. Egocentrismo, soledad, compromiso, perdón, compasión. Esperanza y confianza. Toda el área del pecho y el timo. Color: verde

• PLEXO SOLAR: Miedo e intimidación. Confianza, autoestima. Poder personal, firmeza y honra. Cuidado de uno mismo y de los demás. Codependencia. Sensibilidad a la crítica. Estómago, hígado, vesícula, páncreas, adrenales, canal medio espinal. Color: amarillo.

• SACRO: Relaciones personales. Dinero y sexo. Creatividad. Condena y culpa. Poder y control. Ética y honor en las relaciones. Genitales, pelvis, parte inferior de la espalda, apéndice, caderas, vejiga. Color: naranja.

• RAÍZ: Energía tribal. Seguridad familiar y grupal. Seguridad básica. Sentirse en casa, capacidad de defenderse y ser autosuficiente. Ley y orden social y familiar. Cóccix, sacro, pies, recto, defensas. Color: rojo

Fuente: Ashamel Lemagsa

miércoles, 2 de septiembre de 2015

.Nuestros Cuerpos en tiempos de cambio.



Por Abjini Arráiz

Algunas personas me preguntan a diario sobre los cambios físicos y energéticos que estamos experimentando con las nuevas energías que están entrando en nuestra atmósfera y nuestra tierra.
Se han escrito artículos y materiales canalizados de los cuales muchos nos han hecho sentir la certeza, de que hemos sentido por lo menos uno de los síntomas descritos en ellos. Los han llamado de muchas maneras, síntomas de la ascensión, cambios de vibración, síndrome del mutante… en fin. Todos apuntan a lo mismo, cambios físicos, emocionales, mentales, espirituales y energéticos igual a cambio de conciencia.
Sin embargo estos cambios no son todos desagradables o incómodos, hay algunos cambios que nos hacen sentir gozosos, extáticos y aquí vamos a nombrarlos. Después de la apertura de los Portales 11:11, con los cambios en el Sol y la influencia del Cinturón de Fotones han aparecido algunos nuevos fenómenos que mucha gente describe sin explicación. ¿Se está levantando el velo? ¿Estamos comenzando a ver lo inadvertido, lo invisible?
Les ofrezco aquí algunos de los que he experimentado personalmente o en grupos y otros referidos por mis clientes en consulta. Sin ánimo de ser exhaustiva los voy a clasificar en tres tipos. Los menos comentados o energéticos, los físicos y los mentales y emocionales. Empecemos por aquellas experiencias energéticas:

1) Encuentro con personas del mismo grupo de almas. Nos encontramos con una o varias personas con las cuales nos sentimos totalmente conectados o compenetrados. Sensación de corazón abierto, mucha emoción y deseos de fundirnos con el o los otros. Esto se puede dar en grupos grandes. Alguien me dijo que era como hacer el amor con muchas personas a la vez.

2) Encuentro con gemelos del mismo rayo. Nos encontramos con una persona de nuestro misma vibración, no se necesitan palabras para comunicarnos, establecemos una comunicación telepática, amorosa, sin compromiso, no nos importa su historia personal, hay una aceptación total, no establecemos agendas ni estrategias, fluyendo en el momento. Cuando nos encontramos físicamente se genera una energía que los demás notan algo así como eléctrica

3) Sueños placenteros, luminosos. Nos despertamos con la sensación de haber estado en un lugar muy hermosos y con seres maravillosos, recordamos con mucho detalle el lugar, la naturaleza es exuberante y hermosa, hay luces de colores, cristales, dorados, platinos…algunas veces nos dan mensajes muy claros, otras simplemente sentimos la energía amorosa y gozosa. Nos despertamos felices, la sensación se prolonga por el día.

4) Visualización de energía. Vemos flotando a nuestro alrededor esferas de colores, ORBS o geometría de luz, le vemos los destellos de luz en el aura de otros. Otros ven el chacra del corazón con el mandala de triángulos tántrico iluminado en el pecho o el tercer ojo con su color índigo. Esto es cada día más frecuente y muchas personas lo han reportado en mis consultas y grupos.

5) Números maestros. Todo fluye sincrónicamente, salimos a la calle. los semáforos todos en verde, siempre hay sitio para nuestro vehículo. Los relojes marcan 11.11 2:22 3:33 4:44 hasta 5:55, las placas de los carros también con números maestros. Pensamos en que necesitamos solucionar algo y se presenta sola la solución. Pensamos en alguien que queremos llamar o ver y se nos aparece. Todo fluye en sincronía, somos como el agua, los ángeles están presentes.

6) Confianza en que todo está bien. Actitud de observación. Mirar la realidad externa y a pesar de lo que vemos mantenemos la confianza internamente de que todo está bien, sentimiento de certeza absoluta.

7) Visualización y sensación de que todo se funde alrededor. La realidad común comienza a vibrar y se hace transparente, todo parece vivo. Sensación muy fuerte de Unidad, no hay separación en estos estados de vibración, nuestro cuerpo vibra con todo. Éxtasis.

8) Amor incondicional por todo y todos, necesidad de agradecer. Nuestro corazón está abierto y nos sentimos amorosos con todo. Las lágrimas se saltan por cualquier cosa y nos sentimos vulnerables pero tranquilos. Todo es divino, todo es sagrado.

9) Aromas de rosas y otras flores. La materialización de la presencia de la madre divina, los ángeles y muchos otros maestros sensibles, nos dan este regalo la manifestación de su aroma, muchas veces cuando estamos en grupos de meditación o sanación. El bálsamo del aroma permite que nos centremos y relajemos. Nos rompe las estructuras racionales, el escepticismo y nos hace pensar en los milagros.

10) Experiencias extáticas espontáneas. En forma inesperada nuestro cuerpo físico nos regala una sensación de bienestar, nuestro kundalini se pasea por todo el cuerpo y nos produce mucho placer. No siempre sabemos como ni que lo produce. Solo puedo decirles que lo disfruten!!!. Éxtasis individual.

Ahora voy a enumerar algunos de los síntomas físicos no tan agradables, estos suceden especialmente cuando no estamos en centro y hemos perdido la confianza de que todo esta bien, es parte del crecimiento de una a otra dimensión, es un pendular hasta que volvemos al centro:

1) Sensación de cosquilleo eléctrico en todo el cuerpo. La energía esta fluyendo en tu cuerpo de forma distinta y más intensa, parece que miles de agujetas te están pinchando a la vez o alternadamente, especialmente en brazos y piernas, por la espalda y la columna vertebral, es la kundalini despertando. Lo mejor aquí es no resistirse a la sensación sino permitirte sentirla y dejarla fluir, ayuda respirar profundo, verás que al hacerlo se siente suave y llega a ser placentera.

2) Mareos y sensación de no estar en tierra. Todo va muy rápido, paren el mundo que me quiero bajar. Sensación de que perdemos el control de las cosas y especialmente del tiempo. Lo mejor para esto es caminar descalzo y hacer ejercicios de anclaje de todos los cuerpos en el presente. Imaginar que de tu coxis sale una raíz que te conecta a tierra.

3) Dolores corporales. Cuando nuestro cuerpo recibe energía de alta vibración y esta se encuentra con estructuras rígidas, se sucede una pugna por pasar, la resistencia al cambio la hace dolorosa, duelen las articulaciones, la cabeza, el cuello etc. Para esto es bueno hacer una dieta de purificación especialmente dejando los alimentos que producen acidez en el cuerpo (harinas refinadas, café, gaseosas etc..) tomar infusiones de hierbas desintoxicantes, hacer cualquier tipo de ejercicio (Caminar, Yoga , Tai- chi, Pilates…) Y como la mejor manera de liberar el dolor es por medio del llanto, recomiendo llorar mucho. Tomar mucha agua.

4) Taquicardia y sensaciones en el corazón. El corazón tiene un campo electromagnético que tradicionalmente ha estado conectado a la Tierra y se mueve emocionalmente con ella. El corazón es una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo, es la que nos permite la conexión con ese espacio interno amoroso, donde no hay tiempo. Nuestro corazón se  esta expandiendo energéticamente y reacciona con nuestros temores al cambio. Lo mejor para esto es aceptar y soltar. Puedes respirar profundo y abdominal cada vez que te pase.

5) Gripes, resfriados y virus repentinos. El cuerpo ha llegado a un nivel de sobresaturación y hace crisis. Recomendación simplemente descansar y tomar mucha agua.

6) Diarreas y vómitos. También situación de tensión extrema. La resistencia al cambio hace que no toleremos nada en el cuerpo que no este en resonancia con la nueva vibración, así el cuerpo hace su propia limpieza.

7) Calorones o sudoraciones diurnas o nocturnas . El cuerpo necesita limpiar y lo hace quemando todo lo que no le sirve a nivel celular. hacer ofrendas al fuego para que regrese el equilibrio, encender una vela o hacer una fogata. Las toxinas se evaporan. De nuevo mucho agua y baños con sal marina.

8) Cambios en el patrón de alimentación. No nos provoca comer ni a las horas de antes ni lo mismo que antes. Algunas veces hay deseos de comer proteína, leche, quesos. otros de no comer nada o solo vegetales y frutas. Escucha lo que te dice tu cuerpo, como lo que te pida sin juicio. El atender lo que comes es importante, tal vez llego la hora de cambiar tus hábitos alimenticios.

Otros de los síntomas a nivel mental y emocional:

1) Sueños vívidos. No siempre agradables, muy frecuente de persecuciones. El cuerpo emocional sobrecargado necesita drenar y lo hace por medio de los sueños. Son muy útiles para saber cuales son los miedos y las creencias que nos están frenando la evolución. Recomiendo hacer alguna práctica de meditación diaria, que permita integrar los procesos emocionales y mentales.

2) Ataques de pánico. Sensación de ahogo, todo se pone negro, desmayo, hiperventilación, mareo. el miedo es una respuesta a lo desconocido. Cuando los cambios son muy rápidos, el cuerpo emocional reacciona acentuando aquello que tenemos que observar para sanar. La mejor manera de superarlo es centrarse en el momento presente, respirar lento y abdominalmente.

3) Desesperanza, tristeza y depresión. Desfase con el mundo exterior, solo vemos violencia, desolación, todas las estructuras que nos daban seguridad se caen, sensación de impotencia. La recomendación básica para esto es desconectarse de la Mátrix, es decir, ser selectivo con la televisión y el radio, apartarse de los medios de comunicación especialmente los noticieros. Muy importante como sanación conectarse con la naturaleza, salir a caminar, a la montaña, al campo, a la playa, ver el amanecer y el anochecer, tomar sol en la mañana y el atardecer.

4) Desorientación, sensación de no saber donde se está. Sentimiento de estar extraviado en la calle, inclusive extrañamiento de tu propia casa, no saber en que dirección ir. En estos momentos nuestra alma esta navegando, al pasar de una dimensión a otra cambia nuestra visión de las cosas, nos encontramos balanceándonos entre 3D, 4D y 5D, ese sentimiento de extrañamiento irá desapareciendo a medida que vayamos aceptando estos eventos.

5) Distracción, perdida de memoria. La memoria reciente se pierde, los objeto se pierden, no sabemos lo que íbamos a hacer en el momento siguiente, olvidos. Esto se debe al cambio del campo electromagnético de la tierra. Nuestra memoria esta grabada como una cinta magnética, el pendular del campo hace que se borren algunas memorias. De nuevo anclar todos los cuerpos a tierra, estar en el presente, conscientemente.

6) Cambios en el patrón de sueño. O no podemos dormir o nos despertamos a ciertas horas ( 3 o 4 de la mañana). O por el contrario dormimos sin parar por largos períodos. Esto tiene que ver con niveles de tensión inconsciente, cambios a nivel del Sol, del tiempo, es decir nuestros días se están acortando, el tiempo se está comprimiendo y sin embargo seguimos midiéndolo con el mismo reloj de 24 horas. Con esto solo observación,  aceptación, meditación y  relajación.

7) Rechazo extremo. Este puede ser por personas, animales, cosas, comida, olores, sonidos. Estos sentimientos están basados en nuestra idea de separación, lo que más rechazamos es quizá partes de tu sombra que no estén integradas. Observa que espejo te está mostrando ese rechazo, pide integración, encara a tu sombra, pide valentía y coraje, es una oportunidad para crecer.

8) Carrusel emocional, pérdida de control. Pasar por muchas emociones en poco tiempo y sentir que no podemos controlarlas. El corazón ha estado tan cerrado a sentir que ahora está sintiendo desordenadamente, recuperando el tiempo perdido. Dale permiso a tus emociones para que se expresen, cuando se hayan liberado volverás a un nuevo balance.

Todo esto que esta pasando forma parte del gran cambio de vibración de la Tierra y el Sol, es la purificación que nuestros cuerpos, físico, mental y emocional necesitan para trascender a la luz.

Abjini Arráiz

abjinia@gmail.com
+582-4142373866
Portal Terraluz - La Nueva Conciencia

martes, 11 de agosto de 2015

.Diferencia entre controlar y reprimir.


A fin de conquistar nuestros hábitos negativos, se hace necesario desarrollar la capacidad de controlarlos con nuestra voluntad. Y entonces surge la cuestión: ¿no es controlar también una forma de reprimir? Y todos sabemos que reprimir algo siempre tiene consecuencias perjudiciales.
Tomemos unos momentos para reflexionar sobre esto. Podemos profundizar sobre el proceso de la ira, un hábito negativo muy común. Cuando entendemos que nuestra esencia original es la paz y no sólo lo entendemos, sino que a través de la meditación y la contemplación realmente lo experimentamos, nuestra conciencia cambia. La experiencia habitual es que cuanto más nos sentimos en paz y en bienestar en la mente, más valoramos la presencia de la paz en nuestras vidas. Ahora tenemos mayor conocimiento espiritual acerca de nosotros mismos.
Hay una diferencia fundamental entre controlar y reprimir. Cuando tenemos conocimiento espiritual y alguna situación externa activa nuestra ira (que todavía existe, aunque tengamos la meta de superarla), entonces vamos desarrollando el poder de controlar. Esto quiere decir que incrementa nuestra capacidad de resistir internamente la fuerza de esa ira, ya que en nuestro intelecto mantenemos claridad acerca de quién soy y qué es lo que quiero: preservar mi paz y mi estabilidad. La decisión que tomemos para responder a ese estímulo será una decisión consciente.
En cambio, reprimir es algo que se hace desde la ignorancia, desde la obligación. Por ejemplo, alguien provoca mi ira y reprimo mi reacción. Normalmente lo haremos desde el miedo o desde la incapacidad, es decir, no es una decisión que proviene de un entendimiento y un proceso consciente sino desde lo que se percibe como una necesidad.
Un ejemplo podría ser el jefe dándole una reprimenda a un empleado. Al empleado le encantaría contestarle pero teme por su puesto de trabajo. La ira reprimida simplemente estallará en otro lugar y momento, quizás en su casa con su familia.
Por tanto, el auto-control es una capacidad muy necesaria en nuestro proceso de crecimiento espiritual, siempre desde el discernimiento y la claridad de conciencia.
Brahma Kumaris

lunes, 27 de julio de 2015

.Epigenética y Jung.

Un trauma, por sí solo, es una herida cuyo elemento principal es la fragilidad y ruptura de un cuerpo, una psique, un concepto o una memoria. Se trata de una herida difícil de sanar, la cual tiene la capacidad de infectarse y de deteriorar el estado de una persona así como de sus seres cercanos. Un corazón roto, un asalto, un secuestro, un genocidio o la negligencia afectiva son eventos que tienen el poder de convertirse en un trauma que altera la psique y el soma.

Que una herida, física o psíquica, no pueda sanarse, se debe a que el sistema está siendo constantemente atacado por niveles desorbitantes de estrés. Es en ese momento que el cuerpo comienza un ciclo vital de supervivencia, como una ayuda vital a la adaptación a aquella situación que genera estrés, y por lo tanto comprometerá a mecanismos cerebrales, endocrinos e inmunológicos para lograrlo. Por otro lado, en caso de que el sistema, psique o soma no sea capaz de manejar la cantidad ni la potencia del estrés, terminará por sobresaturarse creando una nueva línea basal (línea base, estabilidad orgánica) llamada alostasis.

Cualquier persona que ha sufrido de un corazón roto sabe que el trauma no es estático: a veces podemos ser víctimas de una ira en contra de aquella persona que logró, en su momento, que cualquier malestar se difuminara; y en otras, simplemente sentir una tristeza profunda que anula toda vitalidad y tranquilidad. Este trauma está provocando que el cuerpo y la mente sufran de un equilibrio forzado en los límites de la piel (la alostasis): se eleva el ritmo cardíaco, se desarrollan malestares corporales, en ocasiones se sufre de ataques de pánico derivados de una hipervigilancia constante,  el cuerpo se inundará de cortisol provocando migrañas, problemas con el sistema endocrino, alteraciones en la temperatura y en el cuerpo, dermatitis o inclusive asma, se planeará –inconscientemente– huir o pelear las 24/7, entre otros síntomas.

Los neurocientíficos le llamaron a este proceso autopreservación, el cual tiende a afectar a otras áreas para sobrellevar el trauma. Regresando al ejemplo del corazón roto, en ese estado normalmente nos vemos afligidos por una serie de problemas para concentrarnos o aprender, para relacionarnos y mostrar (o recibir afecto); experimentamos síntomas de depresión, ansiedad y hasta disociación entre cuerpo y mente (adormecimiento de una parte del cuerpo, etc.) o de mente y mente (flashbacks, vivencia donde se está sin estar); encontramos dificultad para regular emociones como la ira, el miedo o la tristeza; tendemos a exponernos constantemente a situaciones de riesgo y autosabotajes, como cuando en un deadline de un trabajo importante decidimos dormir en vez de invertir tiempo y energía en el proyecto; sentimos con especial potencia una mezcla de enojo, culpa, vergüenza, ansiedad, estancamiento, incomprensión, codependencia, miedo al abandono, frustración, fatiga crónica, etcétera.



En pocas palabras, nos encontramos rodeados de confusión, inocencia y vulnerabilidad debido a los efectos de una vida interrumpida, una herida que parece nunca curarse. Y la realidad es que estas experiencias traumáticas pueden ser irreversibles, ya que las nuevas experiencias se irán adquiriendo dentro de un formato del sistema dañado de la alostasis. En consecuencia, el trauma tendrá el poder de definir la existencia cuerpo-mente tanto de esa persona como de su descendencia. Es decir que un trauma puede afectar hasta a cuatro generaciones abajo de la propia.

Toda esta información se ve actualmente apoyada por la epigenética (término acuñado por Conrad Hal Waddington hace un poco más de 60 años), la cual se dedica a estudiar el conjunto de procesos químicos que modifican el ADN sin alterar su secuencia. De acuerdo con las premisas básicas de la epigenética, la constante interacción entre genes y ambiente crea bioquímicamente un mecanismo que altera positiva o negativamente procesos moleculares (cambios hormonales, celulares, sinápticos) así como la expresión genética y su devenir a futuro.

La realidad es que la expresión del genoma –es decir, el fenotipo– cambiará según las experiencias con el medio ambiente, y estos cambios epigenéticos se verán reflejados en la heredabilidad durante la procreación de una persona. Esto se descubrió en 1997, cuando en un experimento con ratas, separaron a dos madres con sus respectivas crías. A una de ellas la sometieron a estímulos estresantes; a la otra, a estímulos de cuidados nutritivos. Los resultados fueron sorprendentes: las crías de la primera rata crecieron con la misma expresión del genoma estresante así como un desarrollo cerebral menor, mientras que las de la segunda no mostraron ningún indicio de anormalidad.

Fue entonces que a través de la neurociencia se aprendió a darle una representación válida (y por supuesto científica) a la heredabilidad del trauma. Esto significaba que los sobrevivientes de un genocidio, como los indígenas de América, los judíos en el Holocausto o los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, han sido capaces de transmitir el trauma a generaciones hasta el fin de los tiempos.

Sin embargo, esta no había sido la primera vez que el término había entrado en el ámbito del estudio de la psique. Los neurocientíficos se vieron obligados a utilizar un concepto similar al empleado por Carl G. Jung, quien se encargó de fundar el término de “trauma intergeneracional“.


Para este pater del psicoanálisis, un elemento fundamental en el trauma intergeneracional es el de  la proyección. Se supone que la proyección traumática del inconsciente colectivo se encarga de transmitir y mantener activas las sensaciones anteriormente descritas a través de conexiones neuronales tempranas. Prácticamente este conjunto de sinapsis intergeneracional se activa en el presente, produciendo conductas aprendidas por generaciones del pasado y que siguen siendo útiles en el aquí y en el ahora. Podríamos inclusive decir que es este inconsciente colectivo el encargado de brindar dichas conexiones a través de conceptos y símbolos (también llamados arquetipos) que cargamos con nosotros, y que hablan de experiencias de nuestros ancestros. Cuando hablamos específicamente de experiencias traumáticas, estas proyecciones inconscientes distorsionan las conductas en el presente, reviviendo sentimientos que pertenecieron a la familia de origen en el momento del trauma. Sin embargo, los arquetipos no solo transmiten las experiencias traumáticas de generaciones pasadas, también los aprendizajes y las experiencias para sobrevivir al trauma mismo.

Es así que el inconsciente colectivo pone a nuestra disposición herramientas para volvernos resilientes al trauma (y no solo acostumbrarnos a él). Dado que la psique humana es sabia, el humano busca alternativas en lo arquetípico y en lo intuitivo para guiar al alma a volver a vivir con un nuevo enfoque cosmovisual: la ensoñación, lo místico, el anhelo de lo indómito, la creatividad, los verdaderos amores, son las experiencias y las enseñanzas fugaces que reproducen la belleza de la naturaleza; las cuales infunden en nosotros la confianza en el camino de la vida, en el conocimiento cada vez más profundo de nosotros mismos, en el Yo intuitivo innato.

Para lograrlo es indispensable iniciar con un estilo de reprogramación del cerebro a través del cambio de la narrativa del trauma mismo. Es decir, alterar el autoconcepto de víctima a resiliente como único método de supervivencia. Esto cambiará, en consecuencia, las sensaciones asociadas con esos eventos traumáticos, lo cual regenerará las conexiones neuronales (proyecciones). Esto a su vez modificará al cerebro de estado de supervivencia a modo de curiosidad, permitiéndole al inconsciente empezar el proceso de autocuración y resiliencia.

Para concluir y citando a Bruce Perry, psiquiatra especialista en trauma crónico:

Los cambios cerebrales responden a experiencias repetitivas y con patrones: mientras más repitas algo, más cuajada será la experiencia. Esto significa que toma tiempo acumular repeticiones, y por tanto la rehabilitación misma. Se requiere de paciencia para que estas repeticiones continúen. Entre más largo el período del trauma, o entre más extremo el trauma, se requerirá mayor número de repeticiones para recuperar el balance. [...] Lo único que necesitan las personas que han sufrido trauma es sentirse seguros y amados.



Twitter de la autora: @deixismj